El Gobierno de Islas Baleares presentó sus aportes a la Ley del Juego

Avanza el proyecto de modificación de la Ley del Juego de las Islas Baleares.
Avanza el proyecto de modificación de la Ley del Juego de las Islas Baleares.

Tras el análisis de asociaciones del sector y sindicatos, se prevé que el anteproyecto de ley siga los trámites europeos, previo a su debate en el Parlamento.

España.- Tras dos años de debate y luego de ser abierto a la información pública en marzo pasado, la nueva Ley del Juego y las Apuestas vuelve a ser noticia en los medios de las Islas Baleares.

El Gobierno presentó los aportes efectuados por el Consejo Económico y Social a la nueva Ley. Se trata del último paso antes de iniciar los trámites europeos, previos a su entrada al Parlamento local.

El borrador de este anteproyecto de reforma de la Ley 8/2014 fue expuesto por el director general de Comercio, Miquel Piñol, ante la Comisión del Juego, la cual reúne a todas las asociaciones del sector y sindicatos.

Las novedades más importantes que resultan de dichas incorporaciones incluyen:

  • La limitación a 500 m de distancia mínima entre salones de juego en el término municipal de Palma;
  • La extensión de la prohibición de situar máquinas de juego en las proximidades de los centros educativos de personas menores de edad a todo tipo de centros educativos, independientemente de la edad de las personas a las que estén dirigidos;
  • La ampliación del periodo de prescripción de las infracciones leves de seis meses a un año.

Por otro lado, con la incorporación de estas modificaciones, se suprimirá la obligatoriedad de establecer sistemas de activación y desactivación en las máquinas tipo B, aunque se deberá mantener la máquina en suspenso con una pantalla de verificación de edad. A su vez, se permitirá indicar el nombre comercial y la marca del establecimiento en las fachadas de los salones de juego, bingos, casinos o casas de apuestas.

Ver también: Críticas al proyecto para modificar la Ley de Juego en España

La propuesta de modificación de la ley de juego del Gobierno de las Islas Baleares fijará un máximo de 75 salas de juego por cada millón de habitantes —ahora se parte de 140 salas— e incluye la moratoria automática de nuevas licencias hasta que se alcance esa cifra, es decir, hasta que el número actual de salas de juego y apuestas no se reduzca a la mitad.

El pasado mes de abril, el vicepresidente y conseller Juan Pedro Yllanes ya hizo pública esta medida con la que el Gobierno se asegura de que no se concederán más licencias de juego en las Islas en las próximas décadas. Las Illes Balears se convierten así en la primera comunidad autónoma de todo el Estado en impedir, de facto, la apertura de nuevas salas de juego y de nuevas casas de apuestas.

“La modificación de la ley del juego atiende las demandas de la sociedad civil que, en los últimos años, han mostrado su preocupación ante la proliferación de la oferta de juego, y a la necesidad de adoptar nuevos marcos normativos que pongan freno a un crecimiento excesivo”, explicó Miquel Piñol.

Ver también: La 10° Expo Congreso de Torremolinos definió su programa

El funcionario recordó además algunas de las medidas adoptadas por el Gobierno hasta la fecha, como la primera moratoria para nuevas licencias entre 2020 y 2022, que permitió parar una dinámica de aperturas sin límite, o la suspensión de licencias en las postrimerías de la moratoria, con el objetivo de consolidar la replanificación sectorial, retrasada por el impacto económico y social de los efectos de la pandemia.

Piñol insistió, además, en la apuesta del Gobierno “por las políticas de prevención de las adicciones, de protección de nuestros menores y colectivos más vulnerables, de paz social y convivencia vecinal”.

El Gobierno considera el juego desde una perspectiva integral de responsabilidad social y como un fenómeno complejo ante el que se deben combinar acciones preventivas, de sensibilización, y de control y reparación de los efectos negativos que de él se puedan derivar.

En este artículo:
España Islas Baleares