Brasil: desde el Gobierno apuntan a posponer la agenda del juego para 2023

El presidente Jair Bolsonaro ya se pronunció en contra de la legalización de los juegos.
El presidente Jair Bolsonaro ya se pronunció en contra de la legalización de los juegos.

Proyectan que las propuestas aduaneras, como la legalización de los juegos de azar, saldrán el año próximo con el nuevo gobierno.

Brasil.- El nuevo líder del presidente Jair Bolsonaro en el Senado, Carlos Portinho, estima que en 2023 solo saldrán propuestas de alto impacto, incluidas las que componen la agenda aduanera, como la legalización de los juegos de azar.

“Es difícil hacer una reforma tributaria en el último año de gobierno, así como tratar los temas referidos a juegos, armas y virtualidad escolar (homeschooling). Todo esto se hace más fácil con la renovación del mandato del presidente”, dijo el parlamentario. 

Portinho declaró en una entrevista a un medio local que estas cuestiones “serán más fácil con el inicio de un nuevo gobierno, con legitimidad revalidada por el voto”. Sin embargo, lo que no comentó el senador del Partido Liberal (PL)  es la voluntad del actual presidente de la sede del poder ejecutivo de aprobar o no los juegos. Tampoco mencionó si la regulación de las apuestas deportivas tendría lugar el próximo año.

Ver también: La mayoría de los brasileños apoya la regulación de los juegos de azar

En línea con la bancada evangélica, Bolsonaro ya se pronunció unas cuantas veces en contra de la legalización de los juegos en Brasil, pero dejó la puerta abierta a que sus hijos lleven adelante el proyecto.

El presidente de la República no quiere perder votos y apoyos de la bancada evangélica, que va decreciendo en su campaña contra el sector del juego. 

Para ellos, Bolsonaro ya advirtió que si el Congreso aprueba la legalización, la vetará. Admitió, sin embargo, que si se anula el veto, no podrá hacer nada más que aceptar la decisión del Parlamento brasileño.

Ver también: Brasil: avanza un proyecto que permite compartir recursos de la lotería entre entidades deportivas

Hace unos días, integrantes de la bancada evangélica prohibieron al mandatario presentar una medida provisional que determine que las empresas que operan apuestas deportivas en Brasil deben tener su sede en el país para recaudar impuestos. Si bien no hay lugar para una medida provisional en un tema que aún no ha sido regulado, la noticia fue publicada por O Globo.

Como la actividad es legal y solo es necesario publicar un decreto con el reglamento, el sector espera tal definición para instalar sus unidades en el país.

En este artículo:
Regulación del juego en Brasil