España: el Congreso aprobó en Comisión de Sanidad y Consumo la reforma de la Ley de Juego

La modificación en la ley busca, entre otras cosas, crear el servicio de investigación global del mercado de apuestas.
La modificación en la ley busca, entre otras cosas, crear el servicio de investigación global del mercado de apuestas.

La Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados aprobó el dictamen del proyecto por el que se modifica la Ley 13/2011 de regulación del juego.

España.- Ayer, lunes 27 de junio, con 22 votos a favor, ninguno en contra, y 14 abstenciones, la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados aprobó el Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley 13/2011 de regulación del juego. Será debatido en Pleno en la Cámara Baja. En caso de ser aprobado, el proyecto se remitirá al Senado, donde seguirá el procedimiento de debate en ponencia, Comisión y Pleno. 

La Ley de regulación del juego tiene “entre sus objetivos ineludibles” la tutela y protección de los menores y de los participantes en los juegos, así como de la prevención de las posibles conductas adictivas, según declaró la socialista Marisol Sánchez Jódar.

En el contexto de este marco regulatorio, en la iniciativa, que modifica la Ley de regulación del juego, “se considera muy conveniente” que entre las funciones de la Comisión Nacional de Juego esté la de “reforzar” la capacidad de evaluación de la autoridad reguladora de la eficacia de las medidas sobre juego responsable o seguro exigibles a los operadores.

Según explica La Vanguardia, en concreto, se incorporaron las enmiendas 37, 38, 39 y 40 de los grupos Socialista y Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común. El Partido Popular y Vox se abstuvieron en la votación del dictamen.

El proyecto introduce una referencia al instrumento técnico en el que estarán presentes los actores interesados en la erradicación del fraude y la manipulación de las competiciones deportivas, el denominado Servicio de investigación global del mercado de apuestas (SIGMA).

En ese sentido se establece que, para impedir que se obstaculicen las investigaciones de este servicio, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) “restringirá los derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión, oposición y portabilidad respecto al tratamiento de datos en el Servicio”.

Ver también: España: Rafael Escudero Alday anunció ajustes en la Ley del Juego

El texto añade un artículo que señala los principios generales para la publicidad, promoción y patrocinio de las actividades de juego, estableciendo que las comunicaciones comerciales se harán “con sentido de la responsabilidad social, sin menoscabar ni banalizar la complejidad de la actividad de juego ni sus potenciales efectos perjudiciales sobre las personas”. Asimismo, también se enumeran las condiciones bajo las que una comunicación comercial se considerará contraria a este principio.

Por otra parte, se agrega un apartado que le suma a las funciones de la Comisión Nacional del Juego la de “proteger” a los grupos de jugadores “en riesgo” evaluando la eficacia de las medidas sobre “juego responsable o más seguro” dirigidas a estos colectivos que, “en cumplimiento de las obligaciones regulatorias que sean de aplicación, deban desarrollar los operadores de juego”.

Se incorpora, además, una disposición adicional referente al Servicio de investigación global del mercado de apuestas, en el que se definen su finalidad, el tratamiento de los datos que maneja, su configuración y los actores que se podrán adherir al mismo, previa adopción del oportuno instrumento jurídico de carácter vinculante.

Por último, en el texto aprobado ayer se añade una disposición adicional sobre directrices para el uso más seguro de los activos digitales no fungibles, que especifica que el Gobierno elaborará una serie de “indicaciones” para garantizar el uso “más seguro” de estos archivos, las “cajas botín” o las mecánicas de monetización de la participación de los usuarios, que incluirán el régimen de las comunicaciones de estos productos, la información al consumidor sobre sus posibles “riesgos de uso y abuso” y las medidas de seguridad para su correcto almacenamiento.

Ver también: España crea la Comisión Interministerial de Consumo

En este artículo:
España