Cataluña busca combatir el juego patológico

Las autoridades catalanas firmaron un acuerdo para combatir el juego problemático con una institución sanitaria.
Las autoridades catalanas firmaron un acuerdo para combatir el juego problemático con una institución sanitaria.

El gobierno de Cataluña firmó un acuerdo de colaboración con el Hospital de Bellvitge para la elaboración de estudios sobre patologías de juego compulsivo.

España.- En su búsqueda de generar conciencia de la importancia del juego responsable, las autoridades de Cataluña anunciaron un acuerdo con el Hospital de Bellvitge de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para colaborar en la prevención del juego problemático.

Así lo reveló la Conselleria de Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat, que llevó adelante el acuerdo con la institución sanitaria.

Vea también: Los jóvenes se inician en el juego online a los 14 años, según un estudio

Según publica Europa Press, el acuerdo supone que la Dirección General de Tributos y Juego de la Generalitat facilitará la información estadística del Registro de personas que tienen prohibido el acceso a salones de juego, bingos y casinos al equipo de investigación de la Unidad del Juego Patológico del Servicio de Psiquiatría del hospital.

De esta manera, se podrán elaborar estudios y realizar acciones de investigación para considerar de qué manera podrían impactar en las conductas de los jugadores las nuevas modalidades de juego.

Vea también: Relacionan el aumento del juego problemático con el uso de pantallas

Desde el gobierno catalán han asegurado que toda esta información se trasladará de forma “absolutamente anonimizada”, garantizando la protección de datos.

El convenio, que estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2024, prevé la creación de una comisión de seguimiento para determinar el tipo de estudios que se realizarán y estará formada por dos representantes del departamento de Vicepresidencia y de Economía y Hacienda y dos del Institut Català de la Salut (ICS).

En este artículo:
juego responsable