España: El sector privado del juego sigue unido frente a la crisis

Representantes de la industria hablaron acerca de la crisis y la poca ayuda que reciben.
Representantes de la industria hablaron acerca de la crisis y la poca ayuda que reciben.

La industria todavía se encuentra amenazada y con serios problemas financieros a raíz de la pandemia por Covid-19.

España.- A 20 días de firmar un acuerdo entre las principales asociaciones de la industria del juego privado junto con Comisiones Obreras para proteger el empleo en las empresas del sector, los representantes de la industria vuelven a hablar sobre la delicada situación que atraviesan debido a la crisis desatada por la pandemia. 

A los acuerdos con los sindicatos suscribieron las principales asociaciones de la industria del juego privado: Anesar (Asociación Española de Empresarios de Salones de Juegos y Recreativos), Cejbingo (Confederación Española de Organizaciones de Empresarios del Juego del Bingo), Cejuego (Consejo Empresarial del Sector del Juego) y Fejba (Federación de Empresas de Juego del Bingo), y, en ellos, todas las partes manifestaron su compromiso de colaboración para proteger y asegurar que esta actividad siga siendo una oferta de ocio seguro, responsable y sostenible, y que a su vez genere empleo estable. 

Actualmente, la industria proporciona más de 50.000 puestos de trabajo directos y otros 175.000 indirectos, además de aportar €1.289,1 millones por impuestos indirectos, generando el 0,45 por ciento del PIB.

Miguel Ángel Rodríguez, secretario estatal de Juego de UGT dijo a El Confidencial: “La situación es muy delicada” y agregó: “Mientras la ONCE y las loterías del Estado han remontado bien, determinados sectores del juego privado no han arrancado con la misma fuerza”. 

Según explica, el empleo está amenazado: “Es cierto que la herramienta de los ERTE —Expediente de Regulación Temporal de Empleo— ha sido bien utilizada, pero ahora llega la cruda realidad. Tenemos que ver en estos meses cómo afecta esta situación a la actividad: 2022 va a ser clave a la hora de ver cuántos cierres se producen”. 

Luis Javier Prieto Orallo, secretario de Negociación Colectiva de CCOO Servicios dijo que “probablemente este sector sea de los más afectados, y por ello también tenemos que exigir que las ayudas que lleguen al resto se puedan utilizar también aquí en defensa del empleo, porque se está generando mucho y de calidad, no solo precario, como aparentemente se puede pensar desde la opinión pública”.

Respecto a la situación de los bingos, en el artículo de El Confidencial, Cristina Romero, segunda jefa de sala de Orenes Bingo Arapiles (Grupo Orenes), dijo: “Reabrimos con muchísimas restricciones: de aforo, de horarios, de empleados…”. Y agregó que mucha de la gente mayor que solía asistir a los establecimientos, dejó de hacerlo por miedo. 

Silvia Prieto, operadora de sala de Codere, cuenta que han estado saltando de ERTE en ERTE a medida que iban modificándose las restricciones. Con una hipoteca a cuestas y los estudios de Ciencias Jurídicas en marcha, explica que en su empresa “poco a poco vamos yendo mejor, porque al principio se notaba muchísimo por las restricciones de aforo”.

Según datos del sector, en un escenario optimista, se estima que las empresas privadas estarán en 2021 en el 70 por ciento de sus ingresos en comparación con 2019. Las estimaciones indican que no se volverá a cifras como las de 2019 hasta 2023.

Ver también: Duras críticas al acuerdo de la ONCE con el gobierno español

El rol de la opinión pública

Así como la semana pasada Toni Fornés, Director de Regulaciones y Relaciones Institucionales de Novomatic España, publicó un artículo en la Plataforma de Juego Sostenible diciendo que la industria es “la presa de una estrategia política”, denunciando manipulación mediática contra el sector y criticando cómo se publicita el juego público, otros representantes del sector también hicieron referencia a ese tema.

Miguel Ángel Rodríguez, de UGT, dijo: “Se ha hecho una utilización muy política de la apertura de casas de apuestas” y agregó: “Es cierto que se debería haber regulado, habría sido necesaria una planificación, pero eso no significa que sean la puerta de entrada de los menores en el juego. La opinión pública nos castigó”.

Cristina Romero, segunda jefa de sala de Orenes Bingo Arapiles (Grupo Orenes), declaró: “Nunca he tenido que justificarme por trabajar aquí, no estoy haciendo nada malo, por mucho que nos quieran crear mala prensa”. 

Romero sigue tratando de erradicar la etiqueta que tiene el sector, y confía en que las firmas con UGT y CCOO supongan un empuje hacia el verdadero conocimiento de este sector por parte de la sociedad.

Ver también: España: El juego privado firma una alianza para proteger el empleo

En este artículo:
ANESAR CCOO CEJBINGO CEJUEGO España FEJBA UGT