Cerrarían un acuerdo extrajudicial por el control de slots en Mendoza

El contrato que rige actualmente se daría de baja en abril de 2017.
El contrato que rige actualmente se daría de baja en abril de 2017.

Sielcon y el Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC) buscan resolver la situación que se generó entre esa empresa y el organismo por un contrato millonario.

Argentina.- La semana comenzó con trascendidos de que Sielcon y el Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza (IPJyC) cerrarían muy pronto un acuerdo extrajudicial. El convenio busca resolver la situación que se generó entre esa empresa y el organismo por un contrato millonario para el control online de las tragamonedas de los casinos públicos y privados de esa provincia argentina.

Lo cierto es que el contrato con la Provincia iba a reportarle a la firma Sielcon, que en este momento atraviesa una complicada crisis interna, ingresos por 15 millones de dólares a lo largo de una década. Los socios de Sielcon son Eduardo Paz, Daniel Galimberti y Luis Olivares. La primera etapa del contrato (control de los casinos estatales) fue puesta en práctica en septiembre del año pasado por el anterior presidente del IPJyC, Carlos Bianchinelli. Pero su sucesora, Josefina Canale, lo dio de baja por considerar que el sistema era innecesario y costoso.

A partir de allí, esa medida abrió las puertas a un litigio judicial que preocupa a los funcionarios del gobernador Cornejo, y que también golpea a Sielcon en el sector del juego. Por este motivo se abrió una negociación en la que ambas partes tendrían interés en avanzar. El acuerdo consiste en que el IPJyC absorba la inversión realizada por la firma privada para instalar el control online de las tragamonedas, a cambio de que la empresa desista del juicio iniciado. El organismo está dispuesto a pagar cerca de 1 millón de dólares por el equipamiento, que sólo en parte se usaría en los casinos.

En medios locales, Canale anunció la baja del contrato en cuestión en abril. “No tiene sentido pagar por una información que se recibe de manera gratuita”, dijo la funcionaria en ese momento, en referencia a que habría un control paralelo de las tragamonedas. Bianchinelli, por su parte, criticó la medida y dijo que impediría aumentar la recaudación impositiva.