Revisarán millones de tickets por el fraude en Mendoza

La investigación se desprende de una denuncia anónima de un quinielero.
La investigación se desprende de una denuncia anónima de un quinielero.

El IPJyC de Mendoza debe revisar cerca de cinco mil tickets de quiniela diarios de la última década para buscar pruebas de un fraude sistemático al Estado.

Argentina.- El Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC) de Mendoza debe revisar un promedio de cinco mil premios diarios durante los diez años de los que se tienen comprobantes para buscar pruebas de la supuesta estafa a la Quiniela de la provincia por cobros irregulares de premios.

El organismo cuenta con 10 años de información (ya que debe guardar los tickets por ley) que ahora debe ser revisada: cada uno de los cerca de 5 mil tickets diarios por premios de toda una década de manera individual. “El tema era encontrar una forma de hacerlo rápido, incluso averiguamos de una máquina en Japón que podía hacer estas tareas, pero los tickets son de distintos tamaños y no podía leerlos”, señaló la titular del IPJyC, Josefina Canale. Por eso, los auditores deben utilizar un lápiz óptico para analizar las boletas en busca de irregularidades. Las boletas físicas son entonces comparadas con la información que entregó la empresa a cargo del sistema de capturas de apuestas online, Ivisa.

La investigación de la Fiscalía de Estado surge a partir de una denuncia anónima de un quinielero, y está buscando irregularidades junto al IPJyC y al área de delitos informáticos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo. Se sospecha que la suma robada al Estado es millonaria y, en el caso de descubrir un sistema de fraude recurrente durante la última década, deberán investigar incluso los años previos.

Tras la denuncia anónima, el ente regulador comprobó su veracidad y logró corregir las fallas en el sistema dentro de las siguientes 48 horas. Según indicó Canale, luego se realizó una revisión aleatoria de locales hasta que se le indicó a una agencia que le faltaban los tickets que comprobaban ciertos premios y, desde el comercio, presentaron las boletas faltantes.

Al tratarse de un sólo caso, no podía ser considerado como un fraude así que se emprendió en la búsqueda de un método que pudiera considerarse sistemático. Por eso, se dispuso la realización de una auditoría interna y una externa a cargo de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo, en el sector de Delitos Informáticos.

Según la denuncia, luego de que se realiza el sorteo y se establece la cantidad de apuestas premiadas, por el sistema se ingresa en la cuenta de cada agente oficial el monto de premios y se individualiza cada apuesta premiada. Así, los tickets ganadores sólo pueden ser cobrados en esa agencia oficial donde se realizó.

Si el apostador no fue a cobrar su premio en los 15 días corridos, esa apuesta ganadora pasa a formar parte del fondo de los premios prescriptos, a través del débito que realiza el IPJC a la cuenta del quinielero para reintegrarlo a las arcas estatales. Se trata de montos pequeños, según confirmaron en el organismo que preside Josefina Canale. Por eso los definen como “robo hormiga”.