Problemas con Intendencia y trabajadores del casino uruguayo de Carrasco

La Intendencia sostiene que el pasivo asciende a 1.300.000 dólares.
La Intendencia sostiene que el pasivo asciende a 1.300.000 dólares.

Por un lado, los empleados están de paro por el despido de dos compañeros; por el otro, el Municipio le reclama una deuda millonaria.

Uruguay.- Este mes no ha sido fácil para el Hotel Casino Carrasco. Por estos días, las actividades del casino están paralizadas después de que los trabajadores iniciaran un cese de actividades por tiempo indeterminado tras las sanciones a dos funcionarios. Todo comenzó cuando despidieron a una supervisora y a un empleado del casino por un supuesto “mal desempeño” en sus tareas. Entre el miércoles y el jueves podría haber movilizaciones y si no resuelve el conflicto, incluso, podrían instalarse en una carpa a partir del viernes.

Además, la Intendencia de la ciudad de Montevideo rechazó un recurso interpuesto por la concesionaria del Hotel Casino Carrasco, luego que en abril pasado la intimó a pagar una deuda acumulada de más de 1.300.000 dólares. Carrasco Nobile S.A. señaló que de acuerdo a lo “pactado” con la comuna, lo que se le pide que pague no integra el canon de la concesión. Entiende que la diferencia que se le reclama radica en que la intendencia toma como “ingreso” montos que no se encuentran en su balance por tratarse de ventas a crédito.

De acuerdo a la impugnación presentada por la empresa, los “ingresos” que deben ser tomados en cuenta para el pago del canon no incluyen las ventas a crédito o la nueva modalidad de juego implementada para clientes vip. La comuna uruguaya respondió que estas herramientas son utilizadas por el casino “a efectos de atraer su clientela”, pero aclaró que “no tienen relación” con el pago que debe hacerse de acuerdo al pliego del llamado a licitación.

A comienzos de abril, el intendente Daniel Martínez resolvió intimar al Sofitel Montevideo Casino Carrasco & Spa por el incumplimiento del canon de vencimiento anual, cuyo plazo de pago había vencido el 7 de marzo. La Intendencia sostuvo entonces que el monto del pasivo ascendía a algo más de 1.300.000 dólares. El director de Desarrollo Económico de la Intendencia, José Saavedra, dijo en ese momento que se trata de la primera vez que la empresa se atrasaba en el pago del canon.