Diputados aprobó la ley del juego en Brasil

La supervisión de los establecimientos de juego será responsabilidad del Gobierno Federal.
La supervisión de los establecimientos de juego será responsabilidad del Gobierno Federal.

Ayer se aprobó de manera parcial el proyecto que legaliza actividades como el Jogo do Bicho, los casinos, los bingos, slots y juego online en el país sudamericano.

Brasil.- El debate está instalado en ese cuerpo legislativo desde 1991 y aunque ahora falta la votación del pleno de la Cámara, ya es casi un hecho la legalización del juego en Brasil. Es que en el día de ayer, la Comisión especial de la Cámara de Diputados de ese país, que trata el marco regulador para los juegos de azar, aprobó el proyecto que legaliza actividades como el Jogo do Bicho, los casinos, los bingos, slots y juego online entre otras modalidades que se encuentran prohibidas por ahora.

El principal impulsor y relator del proyecto en la Comisión Especial es el diputado Guilherme Mussi y si su presentación es aprobada, las salas de bingo podrán funcionar en establecimientos propios, clubes o estadios de fútbol con una capacidad superior a 15 mil asientos. Por otro lado, cada estado de Brasil podrá lanzar su propio juego de lotería. Esta iniciativa prohíbe a las empresas de juego hacer y recibir préstamos de instituciones financieras y particulares, y tampoco estos establecimientos podrán tener acceso a beneficios fiscales.

De aprobarse finalmente esta iniciativa, los casinos deberán ser instalados en complejos de ocio con hoteles, teatros y discotecas. El estado de Río, de acuerdo como lo estipula este proyecto, podrá tener hasta dos casinos en su territorio. Quienes operen juegos ilegalmente y quienes realicen fraude con los resultados podrían ser condenados con hasta ocho años de prisión, además del pago de una multa.

Un punto fuerte -en cuanto al control de la actividad- a tener en cuenta es que la supervisión de los establecimientos de juego será responsabilidad del Gobierno Federal, en colaboración con los estados y municipios a través de una agencia de inspección, que se creará después de la aprobación de la ley.