Comenzaron las audiencias por el robo al Casino de Mendoza

El robo de casi 3 millones de pesos fue ejecutado a fines de marzo.
El robo de casi 3 millones de pesos fue ejecutado a fines de marzo.

Este miércoles declararon dos testigos y uno de los detenidos por el robo del Casino de Mendoza en Tupungato, por el que hay cinco imputados.

Argentina.- Todos los imputados por el robo al Casino de Mendoza en Tupungato pidieron, a través de sus abogados, recuperar su libertad durante la primera audiencia del caso en la que también declararon dos testigos y uno de los sospechosos. La próxima audiencia, donde se tratará la prisión preventiva, se realizará el próximo viernes.

A principios de esta semana, la Justicia de Mendoza imputó cargos de peculado (robo de fondos públicos que debían administrarse) a cinco de los seis empleados sospechados por el robo de casi 3 millones de pesos (cerca de 200 mil dólares) en la sede de Tupungato del Casino de Mendoza: dos empleados de la empresa de seguridad, un administrativo, el policía que cumplía servicios extraordinarios (todos ellos como partícipes necesarios) y el tesorero de la sucursal (en calidad de autor material del robo).

Este miércoles se llevo a cabo la primera audiencia con el juez de instrucción Oscar Balmes en la que declararon como testigos el gerente de la empresa de seguridad encargada del lugar, Betec, y el jefe del anexo en conflicto -que opera el presidente de Boca Daniel Angelici-, que llegó a estar en el edificio horas antes del hecho.

Quien también declaró fue uno de los empleados de seguridad imputados por el millonario robo, pero no contribuyó demasiado con la investigación. El hombre relató cómo se desarrollaba su rutina de trabajo y apuntó que no vio nada raro en el ingreso y salida del casino. Justamente, no se violentó ninguna entrada durante la ejecución del delito.

El anexo del Casino de Mendoza en Tupungato tiene previsto desde hace tiempo cerrar sus puertas el próximo 24 de abril. Por eso, la titular del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, Josefina Canale -que fue una de las que planteó la hipótesis de un robo interno- señaló que habían “advertido de manera informal que este tipo de cosas podían llegar a suceder. Es obligación de las empresas aumentar sus protocolos de seguridad”. Este argumento se basa en hechos similares en el pasado en casinos de Eugenio Bustos y La Consulta.