Buenos Aires regula sus casinos

Las disputas comenzaron desde que trascendió que Casino del Mar, de Aldrey Iglesias, paga menos de 8 mil dólares al año por sus operaciones.

Argentina.- Ayer se anunció el cierre del casino establecido en el clásico Gran Hotel Provincial, en Mar del Plata, operado por el polémico Florencio Aldrey Iglesias, quien viene siendo investigado, desde que María Eugenia Vidal asumió al poder provincial, por supuestas irregularidades. Ahora, el gobierno bonaerense explica que el establecimiento “no contaba con la habilitación correspondiente, por lo que se dispuso su clausura”.

El lunes también se publicó la decisión tomada el sábado pasado por el organismo de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires de trasladar 150 máquinas tragamonedas desde casinos de Aldrey Iglesias al recién estrenado casino del Sasso Hotel, ya que a este último le faltaban máquinas, mientras que a los del empresario opositor le faltaban habilitaciones.

Desde la Asociación de Empleados de Casino acusan al actual gobierno del PRO de utilizar las nuevas medidas de juegos de azar para generar una batalla política. El Sasso Hotel y su casino son manejados por el sindicato de gastronómicos, liderado por Luis Barrionuevo, quien apoya el nuevo gobierno. Sobre esto, el secretario general de la Asociación, Daniel Méndez, comentó que el Sasso esperó bastante tiempo para ser habilitado y recién ahora pudo habilitarse, pero no “había que cerrar la sala Provincial para abrir el Sasso, porque son dos casinos independientes”.