Brasil sigue dividido por el juego

La legalización del juego divide hasta a los que la apoyan.
La legalización del juego divide hasta a los que la apoyan.

Mientras se discute si se legaliza o no el juego, los sectores a favor se dividen en hacerlo con casinos o resorts integrados.

Brasil.- El mercado más atractivo para la industria del juego a nivel mundial es Brasil, pero, de momento, se mantiene cerrado por la prohibición que rige sobre el sector. Sin embargo, la legalización es uno de los principales temas de agenda para el gobierno, aunque genera cierta división en el cómo.

Para el ministro de Turismo, Marcelo Álvaro Antonio, hay que hacerlo a través de resorts integrados. Explica que no sería abrir salas de slots ni bingos, sino grandes proyectos de turismo que incluirían casinos.

Si bien del lado de enfrente tiene a los anti-juego, como la ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, quien lo considera «un pacto con el diablo», también hay debate interno entre los pro-legalización.

Según el senador Angelo Coronel, otro de los grandes defensores de la legalización, la industria crearía 700 mil empleos directos y 600 mil indirectos, además de ingresos para las arcas estatales. Sin embargo, él propone que se incluya a bingos, tragamonedas y otros juegos de azar, porque considera que solo los casinos «generarían ingresos dentro de cuatro o cinco años, mientras que Brasil los necesita de inmediato».

“El tema se está discutiendo con el parlamento brasileño y con la sociedad. Es una discusión que involucra a otras agencias gubernamentales, para que juntos construyamos el mejor modelo para Brasil ”, dijo el ministro de Turismo a la Gazeta do Povo, por lo que todo apunta a que, eventualmente, uno u otro modelo se terminará legalizando.

En este artículo:
Brasil legislación