La Lotería Bonaerense en la mira de la Justicia argentina

Todo surge a raíz de una denuncia de la diputada Elisa Carrió.
Todo surge a raíz de una denuncia de la diputada Elisa Carrió.

El ex gobernador de la provincia está siendo investigado por lavado de dinero y las irregularidades en el organismo atraen las miradas de los investigadores.

Argentina.- La denuncia que formuló el 2 de junio la diputada Elisa Carrió, desató una serie de hechos encadenados. Allí, Carrió solicita que se investigue si en el Instituto de Lotería y Casinos bonaerense se habrían cometidos irregularidades con el sistema de control online de las tragamonedas, el fiscal Alvaro Garganta -que investiga al ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, por la comisión del delito de lavado de dinero y fraude millonario que se habría realizado con partidas extrapresupuestarias en la Jefatura de Gabinete en 2014-2015-, puso el foco en ese organismo.

Según diarios argentinos, el fiscal decidió abrir un nuevo expediente sobre el tema y darle curso, mientras avanza el cuerpo de la investigación (que reveló el programa televisivo La Cornisa) para saber el destino de más de 1.300 millones de dólares que habrían sido retirados en efectivo, desde las cuentas públicas del Tesoro provincial y el Banco Provincia durante 2014 y 2015. Garganta pidió que se informe de manera urgente el destino que le fuera asignado a los fondos de premios no cobrados (entre los años 2015-2015) especificando en su caso cada uno de los pagos realizados y el beneficiario de los mismos indicando si fueron personas físicas o jurídicas (cooperativas).

Sucede que Carrió había denunciado que en la Lotería de la Provincia de Buenos Aires en los últimos dos años de la gestión de Scioli, se habría registrado una posible adulteración de los sistemas online de las máquinas de los bingos, para registrar porcentajes menores a los juegos efectivamente realizados. Además, la legisladora de la Colición Cívica solicito que se investigue los subsidios que se habrían otorgado a “cooperativas fantasmas” por lotería y que corresponderían a los fondos de premios remanentes no cobrados, como maniobra para quedarse con ese dinero.