Inspectores contra tragamonedas en aeropuerto de Puerto Rico

El aeropuerto de Isla Verde, en Puerto Rico, tendrá 300 tragamonedas de Aristocrat.
El aeropuerto de Isla Verde, en Puerto Rico, tendrá 300 tragamonedas de Aristocrat.

La Asociación de Inspectores de Juegos de Azar no aprobó la instalación de las máquinas.

Puerto Rico.- La disputa por la instalación de 150 máquinas tragamonedas –que ya están en funcionamiento–, y la pronta llegada de otras 150, podría llegar a tribunales. La Asociación de Inspectores de Juegos de Azar –AIJA– está preparando el caso para presentarlo.

El presidente del organismo, Edgardo Lizardi Bonilla, aseguró que las máquinas de juegos en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín –AILMM– no fueron aprobadas por los inspectores. “Ya radicamos un Cargo de Práctica Ilícita contra la CTPR ante la Junta de Relaciones del Trabajo y estamos trabajando un recurso legal para impugnar el Reglamento que aprobaron porque va en contra de la Ley de Juegos de Azar”, anunció Lizardi Bonilla.

La denuncia apunta a investigar los intereses de la Compañía de Turismo de Puerto Rico –CTPR– y a su directora ejecutiva, Ingrid Rivera Rocafort. Lizardi Bonilla la acusó de “mentirosa”, ya que considera que las nuevas máquinas tragamonedas no tienen la fiscalización y rigurosidad que se les exige a los casinos.

En sus propias palabras, expresó: “La directora de Turismo no está hablando con la verdad. Las máquinas tragamonedas instaladas en el aeropuerto no tendrán la garantía de seguridad que se le ofrece a los usuarios en los casinos porque ese trabajo lo realizan inspectores autorizados, a quienes se les ha impedido estar presente en esa sala para fiscalizar la operación de las máquinas”.

Según la AIJA, un “dudoso” reglamento fue aprobado a último momento por la CTPR y la División de Juegos de Azar, bajo el mandato de Andy Viera, “para justificar la exclusión de los inspectores”. Sin embargo, la ley de juegos de azar nacional establece que los inspectores son quienes están a cargo de la supervisión y fiscalización de la operación de tragamonedas y juegos de mesa en Puerto Rico.