Continúa la investigación sobre maniobras de evasión en la Lotería de Buenos Aires

Había trascendido que desde el Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires estaban intentando frenar el proceso, pero fue totalmente desmentido.

Argentina.- Una investigación a dos bingos bonaerenses acusados por una evasión de al menos 10 millones de dólares mancha al Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires. En algunos medios locales se había informado que tanto Melitón López, como su segundo, el expresidente de de ese organismo durante la gestión de Daniel Scioli, Jorge Rodríguez, “estarían pisando los datos sobre los bingos del Grupo Midas, claves para detectar otras posibles maniobras de evasión”.

El fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc, que investiga el delito de evasión tributaria simple y agravada de parte de dos bingos, propiedad del Grupo Midas, a partir del presunto uso de facturación apócrifa y sobrefacturación para pagar menos impuesto a las Ganancias, envió un requerimiento a Lotería que nunca habría sido respondido por el Instituto. En ese marco, Starc también informó al Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la investigación contra los dos bingos y requirió que “se lleve a cabo una auditoría en las salas” con el objetivo de “verificar el cumplimiento de los recaudos exigidos en las normativas dictadas” por el organismo provincial.

Sin embargo, fuentes vinculadas al IPLyC aseguraron que el propio López contestó en “tiempo y forma” dos escritos enviados por Starc y desmintieron que desde el Instituto se esté frenando la auditoría solicitada por el fiscal. El requerimiento solicita que Lotería se expida “sobre la gestión de los ingresos y de los sistemas utilizados (en los bingos), relevamiento completo de la cantidad de máquinas allí instaladas y su normal funcionamiento, denominación de porcentaje teórico de pagos, auditoría de contadores, regular asentamiento de operaciones y cualquier otro dato de interés para la pesquisa”.

Los bingos de Ciudadela y Hurlingham, propiedad del Grupo Midas, están investigados desde el año 2012 por el delito de evasión tributaria simple y agravada, a partir del presunto uso de facturación apócrifa y sobrefacturación. Por esta causa hubo en diciembre alrededor de 20 allanamientos y sus autoridades fueron embargadas.

El fiscal detalló con minuciosidad la red de “proveedores” que eran parte de la maniobra, entre los que se incluyen cuatro clubes de fútbol del ascenso y la Asociación Argentina de Árbitros (a los que los bingos pagaban por publicidad en sus camisetas), y una serie de firmas que Starc sospecha que funcionaban simplemente como “usinas de facturación apócrifa”.