Los legisladores de Florida cancelaron la reunión

Créditos: Wikimedia Commons.

El debate entre los funcionarios de la Cámara y del Senado de Florida fue cancelado luego de una resolución de la Corte Suprema.

Estados Unidos.- Los residentes de Florida finalmente decidirán si se expandirá la industria del juego o si se mantendrá el monopolio de la tribu Seminole en el estado. Horas antes de la reunión entre funcionarios del Senado de Florida y de la Cámara de Representantes, la Corte Suprema estatal falló a favor de una enmienda constitucional que establece que una votación popular determine el futuro de la industria del juego.

Con la resolución de la Corte Suprema, la enmienda otorga a los residentes “el derecho exclusivo de decidir si autorizan los juegos de azar de los casinos”, declaró Sun Sentinel. La resolución de la Corte fue aprobada por 4-2 y derivó en la cancelación de la reunión entre los legisladores del estado, que estaba programada para las 4 de la tarde del jueves. Ambos sectores del Congreso iban a debatir dos versiones de reglamentos para la industria del juego, aunque las propuestas son casi opuestas.

“El Tribunal Supremo dictaminó hoy sobre el control de los votantes en los juegos de azar, y quiero digerir la decisión antes de seguir adelante”, dijo el presidente de la conferencia, el senador Bill Galvano, quien presentó un proyecto de ley para permitir que cualquier condado apruebe la operación de máquinas tragamonedas y de eventos en vivo en salas de juego. Los partidarios de la enmienda de juego ahora necesitan reunir más de 700,000 firmas para incluir la propuesta en la votación del 2018. La División de Elecciones reveló que, hasta el momento, han logrado 74.626 firmas.

Mientras que el Senado de Florida dio luz verde a la expansión del juego en ocho condados, donde los residentes habían elegido previamente legalizar la industria, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que extiende los derechos exclusivos de la Tribu Nativa Seminole en sus casinos en el sur de Florida. La versión final, que se promulgaría después de la votación del próximo año, tendrá que ser firmada por los representantes de la tribu, quienes comentaron a la prensa que no están de acuerdo con ninguno de los proyectos.